Puede fallar

25 febrero 2009 at 12:15 pm Deja un comentario

Ayer volvimos a ser víctimas de la google-dependencia. Esa manía por autoinmolarse al estar pendientes de un servicio por el que no pagamos nada y que nos ofrece muchas ventajas (o eso queremos creer). Si hace casi un mes, el problema era el sitio de búsqueda (que recordemos sólo estuvo caído una hora), ahora el problema “desconocido” sucedió con la interfaz web de su servicio de correo.

Es lógico tanto revuelo??, más de uno ironizó que en twitter se hacía mucho hincapié en el fallo (la dulce venganza twitteriana… si es que existe esa palabra). Los más afectados, creo yo, estuvieron del lado de aquellos que utilizan gmail para trabajar y no podían acceder desde sus ordenadores de trabajo (todavía hay empresas que desconocen para que sirve el software libre, así que no resulta raro que no sepan configurar un servicio de POP3 en un cliente de correo… cualquier cliente de correo).

Casualmente estoy leyendo un libro de Slavoj Zizek, un teórico que no sólo hizo más leña del árbol caído althusseriano, sino que se dedicó a explicar a Lacan para los más obtusos (yo creo que entendí a Lacan a partir de Zizek), que habla sobre la ideología. Él recoje la frase de Marx “Ellos no lo saben, pero lo hacen”, y la transforma en que en realidad la gente, a pesar de que sabe de qué va el asunto, lo sigue haciendo y asumiendo como natural. El libro se llama “El sublime objeto de la ideología” y es bastante recomendable (aunque todavía no lo terminé de leer).

Da la casualidad que alzamos la voz y nos indignamos cuando Facebook pretende poseer nuestros datos de manera vitalicia, y no decimos nada sobre los servicios de Google (sabemos lo que hacen, y sin embargo seguimos utilizándolos). Sabemos que Google utiliza nuestros datos y que la publicidad que coloca estratégicamente en la parte derecha de la pantalla, es porque hay algo o alguien que “lee” nuestros mails y nos recomienda viajar a Tailandia (si es que hablamos mucho de vacaciones), o nos ofrece buscadores de vuelos baratos (si escribimos sobre nuestros viajes recientes). Y sin embargo, seguimos utilizando tan naturalmente sus servicios.

No digo que no hay que volver a utilizar Gmail (sería muy cínico de mi parte, ya que es mi cuenta principal… y espero que por este post no me la cancelen-bloqueen), pero hay que ser un poco más conscientes de ciertas cosas. Sabemos que son servicios gratuitos, que no nos piden nada a cambio (salvo que “revelemos” una serie de información privada y personal), así que no podemos pretender que sean perfectos. Hay una dependencia fetichista de nuestra parte, que no es perjudicial, salvo en estos casos.

Sólo cabe esperar que el próximo fallo no dure mucho más, ni sea más grave. Por las dudas no viene nunca mal tener una copia de respaldo de los correos. Google es humano (en el fondo), y no creo que éste sea el último error que veamos este año.

En todo caso, siempre viene bien pensar en alternativas para esos casos en que nos quedamos sin internet, o en este caso, sin gmail:

10 cosas que hacer cuando falla Google.

Entry filed under: FrancJP. Tags: , , .

De chapuzeros y fantasmas MozEdu

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Licencia

Creative Commons License
Esta blog está bajo una licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: